La gigantesca central solar en África que podría alimentar a Europa

La falta de autonomía de los vehículos eléctricos y el tiempo de recarga de sus baterías son dos aspectos que limitan la expansión de esta industria. De entre las muchas investigaciones que tratan de superar estos desafíos, una, liderada por la Universidad de Stanford, acaba de probar con buenos resultados la transmisión inalámbrica de energía a objetos en movimientos. El invento, que ha logrado transmitir 1 milivatio de carga, podría aplicarse en coches, pero también en teléfonos móviles o implantes médicos.

Diseñado sobre la base de una tecnología desarrollada por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) en 2007, el sistema se basa en acoplar la resonancia magnética. Para que diera resultado, los investigadores tuvieron que superar un reto que hasta ahora no había sido respondido: ¿cómo mantener un flujo continuo de electricidad sin tener que poner a punto manualmente los circuitos?

Ante ese escollo que dificultaba y mucho el proceso, los investigadores eliminaron la fuente de radiofrecuencia del transmisor e incorporaron a su diseño un amplificador de voltaje, además de una resistencia de retroalimentación. Con esto, el sistema detecta de manera automática la frecuencia adecuada a distintas distancias sin necesidad de intervención humana.

Shanhui Fan y Sid Assawaworrarit, impulsores del proyecto, probaron la eficacia del sistema con una bombilla LED en movimiento. Como se puede ver en en el siguiente vídeo, la idea funcionó, puesto que el sistema transmitió 1 milivatio de carga a una distancia máxima de unos tres pies (algo menos de un metro).

Si se tiene en cuenta que un vehículo eléctrico necesita decenas de kilovatios para funcionar, a la tecnología diseñada en la Universidad de Stanford le queda todavía camino por recorrer antes de poder ser empleada para este uso. En ello está el equipo investigador, que trabaja también para ampliar la distancia a la que es posible la transferencia, así como para mejorar la eficiencia del sistema.

Mientras avanzan con estos trabajos, un dato demuestra el margen de mejora del avance. El sistema que acaban de probar se dotó de un amplificador comercial de baja eficiencia, en concreto de alrededor del 10%. Frente a esto, los amplificadores diseñados a medida para el proyecto podrían tirar al alza de su eficiencia hasta un 90%.

Por ello, el equipo no duda en considerar que su avance es “potencialmente muy importante para cualquier sistema que se pueda beneficiar de la recarga dinámica y en movimiento”. Cargar el teléfono móvil mientras caminas o la batería del coche al ritmo que conduces por la autovía son algunos de los objetivos que podrían lograrse de avanzar esta investigación en la línea prevista.

Ecoinventos

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.