Más de 113 tortugas muertas en playas mexicanas preocupan a científicos

El pasado 24 de julio, los turistas del Santuario Playas de Puerto Arista, al sur del Golfo de México, vieron los cadáveres de 26 tortugas marinas. Días más tarde, la mortandad de estos animales se extendió a otras playas del estado de Chiapas, reportó la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) de ese país.

De acuerdo con las autoridades gubernamentales de ese país, el registro ya alcanza los 113 ejemplares muertos de tortugas marinas, de las cuales 102 pertenecen a la especie golfina (Lepidochelys olivacea), 5 de tortuga prieta (Chelonia agassizii), y 6 ejemplares más de tortuga carey (Eretmochelys imbricata). Las tres especies están clasificadas como “en peligro de extinción”.

Las reuniones preliminares para atender la emergencia, que ya convocó hasta al Ministerio de Ambiente de ese país, apuntan a que algunos de los animales pudieron haber muerto por asfixia o por anzuelos. De acuerdo con el Ministerio de Ambiente del país, el 10% de las tortugas marinas muertas presentan heridas en la cabeza y el caparazón y huellas de anzuelos y redes.

Y es que si bien la caza de tortugas está prohibida en México desde 1990, todavía son muchos quienes cazan los huevos de las mismas o quienes, por error, las cazan al estar pescando otras especies como escama y tiburón, parcialmente legal en ese país, en ciertas épocas del año.

Más tarde, el 3 de agosto, de acuerdo con fuentes oficiales, “expertos en biología refirieron que la causa de la mortandad podría tratarse al florecimiento algal nocivo, por lo que se solicitó apoyo a la Secretaría de Salud para la toma de muestras de agua e información sobre la posibilidad de que ocurriera dicho fenómeno”.

Esta hipótesis se apoya en la reciente mortandad de tortugas que invadió las playas del suroeste de Florida, en Estados Unidos, en donde en las últimas semanas se han encontrado más de 300 cadáveres en descomposición de tortugas.

Científicos de ese país, así como organizaciones defensoras de los animales, están de acuerdo en que el culpable de semejante fenómeno es el alga roja, actualmente en temporada. Algunas toxinas de esta planta estarían detrás de la muerte de las tortugas en Florida.

El director de la Campaña Océanos de Greenpeace, John Hocevar afirmóa través de un comunicado que “si bien los brotes de algas tóxicas como este ocurren naturalmente, han aumentado en frecuencia e intensidad durante los últimos años. Mientras las causas de este incremento aún son debatidas, los factores probables son una combinación de una elevada temperatura del agua por el cambio climático y una excesiva carga de nutrientes en el mar por la polución generada en los cultivos de caña (del sur de EE. UU), las minas de fosfatos y otras fuentes”.

Pero el caso mexicano sigue siendo una incógnita. Por ello, adicional a las muestras del agua que tomaron los funcionarios del Ministerio de Salud de ese país, se dio la orden de extraer muestras del hígado de una segunda tanda de tortugas muertas para ser estudiadas por la Unidad de Manejo para la Conservación de Vida Silvestre (UMA) Zoológico Regional Miguel Álvarez del Toro (ZooMat), en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

El zoológico hará además la autopsia completa de una de las tortugas encontradas en una extensión que ya alcanza los 30 kilómetros.

El Espectador

Foto: WWF

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.