Europa prepara un plan “cero emisiones” en 2050

La Comisión Europea está elaborando una nueva estrategia de clima y energía para 2050 que establecerá un objetivo de emisiones netas para 2050, y que se dará a conocer antes de la próxima ronda de conversaciones sobre el clima de la ONU, en Katowice, Polonia, en diciembre.

Hasta ahora, los gobiernos de la UE se habían comprometido a una reducción del 80% de las emisiones para 2050, tal como se establece en una hoja de ruta anterior de la Comisión que se remonta a 2011. La nueva visión debe verse en el contexto del acuerdo sobre el clima de París de 2015, que compromete al mundo a las emisiones netas en la segunda mitad de este siglo (es decir, 2050-99). La cuestión que surge al respecto es si será suficiente que solo Europa esté haciendo los deberes de reducción de emisiones, mientras otros países incluso continentes siguen en su línea ascendente de quema de combustibles fósiles.

Lea también: La ballena, el primer animal que se puede “contar” desde el espacio

La Unión Europea está descarbonizando su consumo de energía a una tasa del 1% anual. Por el contrario, la descarbonización de energía de China acaba de comenzar. Las emisiones de CO2 de los países que forman la Unión Europea apenas han aumentado en el último medio siglo. En el mismo período, los chinos han crecido 19 veces.

China, Estados Unidos, Rusia, India y Japón encabezan, en ese orden, la clasificación de emisiones absolutas de los últimos cinco años. Representan además alrededor del 57% de las 36 gigatoneladas generadas en 2016 en el mundo, y si no ponen de su parte, el gigantesco esfuerzo de Europa no servirá de nada para detener el peligroso calentamiento del planeta.

El camino de Europa

Sobre la base del último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) y la urgencia para la acción, la Comisión acordó internamente que para Europa esto debería significar neutralidad de carbono para 2050.

La UE ha reducido sus emisiones en un 22% desde 1990, pero aún emitió 159 millones de toneladas de CO2 equivalente (MtCO2e) en 2016 (el último año para el que se dispone de datos verificados). Europa también ha logrado disociar el crecimiento económico de las emisiones de CO2: la UE casi ha reducido a la mitad las emisiones de CO2 por unidad de producto interno bruto (PIB) desde 1990, mientras que el propio PIB casi se ha duplicado desde 1995.

En algunos países de Europa oriental, como Hungría, Polonia y Rumania, el desacoplamiento es particularmente impresionante, ya que el PIB se triplicó o incluso se cuadruplicó, mientras que la eficiencia del CO2 aumentó hasta en un 60%. Suecia ha sido la economía de CO2 más eficiente de la UE desde 1990. Alemania es, con mucho, el mayor emisor de Europa en términos absolutos.

El vicepresidente de la Unión de la Energía, Maroš Šefčovič, dice que la nueva estrategia 2050 “debería allanar el camino para una tecnología moderna, avanzada y avanzada. Economía competitiva, basada en un sistema de energía en gran parte libre de carbono, que a su vez contribuiría a mejorar la calidad de vida, a enfrentar los desafíos sociales en toda Europa y minimizar los impactos negativos del cambio climático”.

Lea también: Los objetos de plástico de un solo uso estarán prohibidos a partir de 2021 en la Unión Europea

Se trata de la transformación de la sociedad, no de reducir las emisiones en un X% durante Y años. A diferencia de la hoja de ruta de la UE para 2011, explorará cómo modernizar todos los sectores de la economía europea, en lugar de toneladas de CO2, miles de millones de metros cúbicos o megavatios.

El documento que preparan, y que lo explican en Energypost.com, pasa por la Unión de la Energía, la legislación climática de la UE, las normas de seguridad energética, el Paquete de Energía Limpia, los Paquetes de Movilidad Limpia y el Plan de Inversión Juncker para concluir que la UE está “en un camino sólido para cumplir con el ambicioso clima y la energía 2030”.

El problema es que esos objetivos “no serán suficientes para cumplir los objetivos para 2050 establecidos por el acuerdo de París”, reconoce la Comisión. El punto de la nueva estrategia a largo plazo es “arrojar luz sobre las opciones estratégicas que deben tomarse” para rectificar eso.

Para encaminarse hacia 2050, la UE tendrá que hacer más en una década de lo que ha hecho en las últimas tres décadas.

Cinco areas prioritarias

La Comisión está explorando una serie de vías de transición para “la energía (su objetivo central), el transporte, la industria, la vivienda [y] la agricultura”, y está teniendo en cuenta la globalización, la digitalización, la importancia de las políticas sociales y regionales, las necesidades de investigación e innovación y el uso de los recursos naturales, la tierra y la silvicultura. Esas cinco áreas se resumen en economía, sociedad, innovación, recursos naturales y liderazgo global.

La competencia, los mercados laborales y otras políticas estructurales deben estar alineadas con la acción climática y las políticas energéticas, dice el equipo. Los costes externos deben ser internalizados en energía a lo largo del ciclo de vida. Los instrumentos fiscales podrían utilizarse para influir en la inversión y el consumo. En particular, “la tributación del combustible podría identificarse como un área para la votación por mayoría cualificada”.

La sorpresa en el lote anterior es el impuesto a los combustibles: todas las decisiones fiscales a nivel de la UE actualmente necesitan el apoyo unánime de los Estados miembros para seguir adelante. Esto es virtualmente imposible de lograr, por lo que la UE tiene un Plan de Comercio de Emisiones de la UE (ETS) en lugar del impuesto al carbono y por qué los intentos anteriores de reformar los impuestos a la energía (o al combustible) no han ido a ninguna parte.

Las emisiones de transporte de la UE casi han alcanzado a las de la industria y la energía, históricamente los mayores emisores de Europa. El transporte representó cerca de un cuarto de las emisiones en 2016, frente a solo el 15% en 1990. Luxemburgo es el mayor emisor per cápita de la UE, que emite constantemente hasta tres veces más que el promedio de la UE, debido a su sector de transporte y más específicamente a su negocio de exportación de combustible. Las emisiones del transporte solo comenzaron a disminuir en 2007 y aún son más altas que los niveles de 1990.

En 2016, la UE aportó un 7,1% de energías renovables en el transporte (casi todos los biocombustibles), lo que finalmente comienza a ponerlo al alcance de su objetivo del 10% para 2020. Suecia, Finlandia, Austria, Francia, Portugal y Eslovaquia lideran el paquete; diez Estados miembros aún están a menos de la mitad del objetivo.

Aspectos sociales y locales

El equipo reconoce que habrá perdedores y ganadores en la transición energética. Sugiere que se pueden perder empleos tanto en la producción de gas como en la producción y distribución de carbón y petróleo. Habrá una gran demanda de nuevas habilidades. El equipo enfatiza que la transición debe ser asequible para todos los usuarios finales de la energía, es decir, los hogares y la industria. El costo unitario de la energía “puede” aumentar, “especialmente si el apoyo público a tecnologías ineficientes y contaminantes se refleja en los precios finales de la energía”.

La elección del consumidor, la eficiencia energética y la solidaridad de la UE pueden ayudar a crear una transición “justa”.

En promedio, los hogares pagan 1,5 veces más por su electricidad que la industria. Los precios más bajos para la industria provienen de los volúmenes más altos que consume y de las exenciones especiales de ciertos impuestos (por ejemplo, para respaldar las energías renovables) para proteger la competitividad internacional. Una parte creciente del precio total de la electricidad se compone de impuestos y gravámenes. En Dinamarca y Alemania, los impuestos y gravámenes superan el precio al por mayor.

En general, los consumidores en los Estados miembros pagan hasta tres veces más por su electricidad. Las industrias intensivas en energía han logrado mantener las exportaciones gracias en parte a las mejoras de eficiencia energética.

Innovación, tecnología e infraestructura

La industria de la UE hoy en día ya es una de las más eficientes del mundo. El pensamiento de la economía circular, como reutilizar el desperdicio, extender la vida útil del producto y ofrecer servicios en lugar de productos, puede ayudar a las industrias europeas a resistir la creciente competencia global. Mientras tanto, la investigación y la innovación deben identificar y desplegar soluciones “innovadoras”.

Esto requiere una inversión en una infraestructura a largo plazo que sea lo suficientemente flexible como para acomodar nuevas soluciones, evite activos desamparados y reconozca “los diferentes ciclos de vida de las tecnologías y las interrelaciones beneficiosas entre varios sectores”.

La referencia final suena como una llamada para reconocer el papel del gas en la transición energética, en particular como un complemento de la electricidad (que puede ayudar a almacenar, por ejemplo). El futuro del gas a partir de 2050, y en particular la posibilidad de descarbonizarlo, por ejemplo a través de la energía del gas y el hidrógeno, es un tema candente en Bruselas en este momento. El gas descarbonizador podría ser una forma de descarbonizar las industrias intensivas en energía.

Lea también: Multinacionales como Inditex, Danone o Coca Cola se comprometen a reducir plásticos

El suministro de electricidad de descarbonización de Europa va a ser un gran desafío. Eurelectric, que representa al sector eléctrico europeo, planea presentar un estudio que sugiera cómo podría descarbonizarse “mucho antes de 2050” para fin de año. Mientras tanto, las energías renovables han más que duplicado su participación de mercado en los últimos 25 años, para representar cerca de un tercio de la generación de energía en 2016. Pero el carbón aún representa una quinta parte. Nuclear representó un cuarto.

Además de las energías renovables, el gas es la única otra fuente que muestra un crecimiento general desde 1990: ha más que duplicado su participación de mercado, mientras que el carbón se ha reducido a la mitad. La generación total de electricidad ha crecido, incluso cuando el consumo total de energía apenas se ha movido, reflejando la creciente electrificación del sistema.

Recursos naturales

La tierra es fundamental para generar emisiones netas a cero porque “el sumidero natural de carbono de los bosques y las tierras agrícolas permite compensar las emisiones residuales de los sectores donde la descarbonización es el mayor desafío, incluida la agricultura en sí”, dice el documento.

Al mismo tiempo, existe una creciente demanda de biomasa, como sustituto de los combustibles fósiles en la producción de energía y química, que tendrá que “manejarse con cuidado” para evitar la reducción de los sumideros naturales de carbono. El acceso a ciertas materias primas también es esencial para el desarrollo de tecnologías estratégicas como las baterías.

Hasta ahora, los biocombustibles han contribuido con casi el 90% al 10% de las energías renovables en el objetivo de transporte para 2020, pero una nueva directiva de energía renovable de la UE limita el uso de biocombustibles de primera generación después del 2021. También prevé la eliminación gradual de los biocombustibles fabricados de aceite de palma y soja. Hay grandes interrogantes sobre si los biocombustibles avanzados (hechos de desechos) estarán listos a tiempo para asumir el control, y cuál será el papel de alternativas como los vehículos eléctricos con batería o el hidrógeno verde.

A principios de este año, la Comisión insinuó que buscaría reglas comerciales para crear un mercado para las baterías producidas en Europa para vehículos eléctricos. Esto podría significar que los importadores paguen un impuesto ecológico por las baterías producidas de forma menos sostenible en otros lugares.

La nueva estrategia 2050 se presentará a los Jefes de Estado y gobierno europeos para su aprobación, probablemente en una Cumbre especial de Sibiu el 9 de mayo de 2019, seis semanas después del Brexit y dos semanas antes de las elecciones al Parlamento Europeo, como parte de la creación de una nueva identidad para la nueva UE de los 27.

El Periódico de la Energía 

Anuncios

One response to “Europa prepara un plan “cero emisiones” en 2050

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.